De acuerdo a la real academia española, el fandango es un antiguo baile español a tres tiempos y con movimiento vivo y apasionado.
Historiadores aseguran que dio origen a decenas de bailes y tradiciones musicales por toda latinoamérica, quizás ahí radica la similitud entre el Huapango y el Joropo.
Huapango (México)
La palabra Huapango proviene del náhuatl; y su sonido data de una tradición Mexicana muy antigua. El género como tal, hasta hoy ha tenido tres variantes, el son huasteco, el huapango norteño y el huapango con mariachi. Se toca originalmente en las regiones de Veracruz, San Luis Potosí, Hidalgo, Tamaulipas, Puebla, Guanajuato y Querétaro, producto de las tradiciones musicales indígenas y la música que trajeron a tierras mexicanas los europeos.
Joropo (Venezuela – Colombia)
Sonido representativo de los Pueblos llaneros. Aunque el joropo es reconocido como Patrimonio Cultural venezolano desde el 2014. Su raíz en los llanos colombo venezolanos, hacen de este conjunto de  ritmos, estilos y sonidos plagados de una profunda herencia cultural, que une indivisiblemente a estas dos naciones,  ejemplo de la supervivencia española en la región.
Joropango (Miami)
El encuentro de estos seis interpretes colombianos, mexicanos y venezolanos, dio vida a un nuevo concepto musical al cual han bautizado como Joropango. Su sonido alegre y peculiar, se distingue por un sonsonete en 6/8, convertido en piezas musicales, que visten canciones de corte moderno.